TAPIZAR UNOS SILLONES

CARL MALMSTEN

 

1.carl

Este par de sillones son piezas comodín, como yo las llamo. Igual pueden estar en un salón que en un dormitorio, en un recibidor o incluso en una zona de lectura. Mi clienta quería hacer un cambio de look, el azul no era un color que le fuera bien con el sofá y las sillas, y decidimos buscar una tela que combinara con todo.

La búsqueda dio resultado y se compró una tela preciosa de Osborne  & Litlle, una mezcla de entramado color morado y gris, una tela con cuerpo adecuada para ser duradera.

Evidentemente, el primer paso es destapizar la pieza ayudada de tijeras, tenazas, destornillador fino y pata de cabra.

Con paciencia se quitó toda la tela dejando al descubierto la espuma, que también se cambió.

La estructura estaba perfecta y sólo se tuvo que hacer una limpieza en las patas. Para ello usé el popote con un poco de lana de acero de 0000, la más fina. Froté un poco y con un trapo limpio de algodón sequé todo.

Siguiente paso: grapar la goma-espuma siguiendo el patrón que ya tenía. No se hizo ningún cambio en cuanto a los encajes y cortes.

Con la tela que retiramos del sillón copiamos el patrón en la tela nueva, y se cosió un cordoncillo para el remate.

6.carl

5.carl

En el espaldar tenía unos trocitos de tela simulando un capitoné falso; decidimos poner botones forrados con la misma tela, para dar un acabado más bonito.

9.carl

12.carl

 El resultado….

CARL M

Deja un comentario